Publicado el Deja un comentario

Y el cuentiramo…

Elena, la novia, quería un ramo silvestre. Nada de peonías ni de rosas… algo muy natural, “como cogido del campo” pero en forma de bouquet. Elegí la astrancia y la alchemilla precisamente para conseguir ese aire campestre y lo mezclé con el ornitogalum, una flor de apariencia un poco más delicada pero dentro del mismo tono silvestre.

El cuentiramoEl cuentiramoel cuentiramoEl cuentiramo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 3 = 1